La afición maldice a Kyle Williams en las redes sociales

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los dos fallos cometidos por el receptor Kyle Williams de los 49ers de San Francisco y que provocaron la derrota por 17-20 de su equipo ante los Giants de Nueva York, en el partido por el título de la Conferencia Nacional le han generado deseos de muerte por parte de los seguidores.

    Un aficionado molesto por la derrota de los 49ers, que se dio en tiempo de prórroga después que Williams perdió su segundo balón en jugada de retorno, mostró su enfado a través de la página Twitter del jugador con deseos de muerte para él y su familia.

    "Espero que tú, tu esposa, hijos y familia mueran, te lo mereces", es la traducción literal del mensaje que publicó el aficionado en su cuenta de Twitter haciendo 'mención' al usuario de Kyle Williams en la misma red social.
    Aunque ha surgido una gran polémica por las acciones de Williams que fueron las que permitieron a los Giants conseguir con el primer fallo un "touchdown", y con el segundo el gol de campo ganador, todos sus compañeros y la organización le dieron el apoyo al jugador que lleva dos años en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

    Por su parte, Williams dijo que entendía el enfado de los aficionados, pero aceptaba toda la responsabilidad de los fallos porque formaban parte de su labor.

    "La culpa del 'fumble' fue toda mía", declaró hoy Williams. "Si hay alguien que siente lo sucedido soy yo, pero hay que seguir adelante y aprender de los errores".
    Mientras que su padre, Kenny Williams, dijo que no entendía la reacción de los aficionados deseándole la muerte no sólo a su hijo sino a toda la familia.

    "Creo que la cultura del deporte de este país de que siempre hay que ganar y no admitir que existen los fallos y las derrotas ha ido demasiado lejos", señaló el padre de Williams.


    Más directo fue el veterano pateador de los 49ers, David Akers, que a través de Twitter pidió a los aficionados que dejen de atacar a Williams porque los triunfos y las derrotas las conseguían todos en equipo.

    Además recordó que las condiciones climatológicas que se daban sobre el campo eran "horribles" para poder controlar el balón ya que al estar mojado se resbalaba, no tenía ningún tipo de sujeción al cuerpo por lo que con el contacto violento se podía salir de entre los brazos y eso fue lo que le sucedió a Williams en la jugada decisiva.

    El lado positivo del partido entre los 49ers y los Giants fue la audiencia de televisión que alcanzó los 69 millones de telespectadores durante el tiempo de prórroga.
    El promedio de telespectadores que vieron los dos partidos del Campeonato de la Conferencia Americana (AFC) y de la NFC fue de 53,9 millones, el índice de audiencia más alto en los últimos 30 años.