Jets sumergidos en récord de pérdidas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    NUEVA YORK - El mariscal de campo Matthews Stafford fue la gran figura del ataque de los Lions de Detroit que llegaron al MetLife Stadium y se impusieron a domicilio por 17-24 a los Jets de Nueva York, que perdieron el segundo partido consecutivo en su campo.

    Stafford hizo dos envíos de anotación y también corrió para otro 'touchdown' de una yarda que dio a los Lions la ventaja parcial de 10-24 que sería la que al final aseguraría la victoria, la tercera que ha logrado el equipo de Detroit (3-1) en lo que va de temporada.

    El mariscal estelar de los Lions completó 24 de 34 pases para 293 yardas, incluidos dos de anotación, sin interceptaciones, y dejó en 116,4 su índice pasador.

    La victoria de los Lions tuvo doble valor porque la lograron a pesar de no tener en plenitud de forma a su receptor abierto estelar Calvin Johnson, que sufre una lesión de tobillo.

    El receptor abierto Jeremy Ross y el tigh end Eric Ebron atraparon pases anotadores para los Lions, quienes tienen un inicio de 3-1 por segunda temporada consecutiva.

    Johnson, que entraba y salía del partido, claramente se veía disminuido por el problema de tobillo. Registró apenas dos atrapadas para 12 yardas.

    Mientras que el receptor abierto Golden Tate tuvo un partido grande y fue la figura en el ataque aéreo e los Lions al hacer ocho atrapadas y avanzar 116 yardas.

    El mariscal de campo, segundo año, Geno Smith volvió a tener una salida difícil con dos entregas de balón más, y llovieron cánticos de los aficionados de "¡Queremos a Vick!", en referencia al primer reserva Michael Vick, desde las tribunas del MetLife Stadium.

    Smith completó 17 de 33 pases para 209 yardas, incluido uno de 'touchdown' y otro interceptado, lo que le valió que bajase a 68,9 su índice pasador.

    Los Jets, que se acercaron gracias a la escapada de anotación de 35 yardas del corredor Chris Johnson, con 6:58 minutos por jugar, cayeron a récord de 1-3 por primera vez en las seis campañas que Rex Ryan está al frente del equipo como entrenador en jefe.