Fútbol de Brasil genera muchas dudas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Los hinchas brasileños no logran convencerse con el juego de la "canarinha".

    SAO PAULO - En el tramo final del partido entre Brasil y México, Marcelo irrumpió al área por la banda izquierda, con Raúl Jiménez respirándole en la nuca, y se fue el piso. El brasileño levantó los brazos y miró a todos lados incrédulo mientras pedía el penal.

    Pero el árbitro turco Cuneyt Cakir no compró como lo hizo su colega japonés Yuichi Nishimura en el partido inaugural de la Copa del Mundo ante Croacia, en el que la polémica por una cuestionable pena máxima dio rienda suelta a las teorías conspirativas.

    "¿Es que a Brasil ya no le van a pitar más penales?", se preguntó el entrenador brasileño Luiz Felipe Scolari con ironía en la rueda de prensa tras el empate 0-0 de la selección anfitriona el martes ante México por el Grupo A.

    Con un recital de espectaculares atajadas, el portero mexicano Guillermo Ochoa fue un auténtico muro en el partido disputado en una ciudad costera cuyo nombre le vino a la perfección a las circunstancias: Fortaleza.

    "Sólo podemos hablar del arquero de ellos. Fueron cuatro milagros", opinó el delantero brasileño Fred.

    El resultado también hizo resurgir las dudas en torno a Brasil. ¿Quién se encarga de meter los goles? ¿Tiene creación? ¿Alguien puede aconsejar a Marcelo y Dani Alves que no dejen tan abiertas sus bandas? En fin, ¿realmente cuentan con las suficientes herramientas para conquistar su sexto título mundial, y primero como local?

    Como ocurre con la Argentina de Lionel Messi, este Brasil también depende en demasía a las genialidades de un solista, en este caso Neymar, para desarmar a adversarios ordenados y con oficio. La victoria 3-1 ante Croacia en el debut tampoco fue un paseo, ya que debieron ponerse el overol para revertir un madrugador tanto en contra.

    Scolari, quien por primera vez en nueve partidos mundialistas al frente de la `selecao' no salió victorioso, está acostumbrado a lidiar con los cuestionamientos por los resultados que se consiguen con lo justo, al igual que con los reproches sobre un estilo de juego tildado de conservador.

    "En Brasil tenemos la costumbre de creer que el otro equipo no juega nada", disparó ante los periodistas, diciendo que lo único que faltó fue el gol.

    En su particular evaluación, agregó que Brasil "jugó mejor que contra Croacia, entonces mi equipo ha evolucionado y aún puede mejorar".

    Por lo pronto, Brasil y México lideran el Grupo A con cuatro puntos, aunque los anfitriones sacan ventaja por mejor diferencia de goles. Croacia y Camerún, que viene de caer 1-0 ante México, se miden en Manaos.