Emanuel Mammana: Argentina Sub-20

Emanuel Mammana: Argentina Sub-20

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EMANUEL MAMMANA

    Defensa central de River Plate, campeón de la Copa Sudamericana 2014 y cuarto lugar en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Emiratos Árabes Unidos 2013, Emanuel Mammana es una pieza clave del equipo que comanda Humberto Grondona, que conquistó el Campeonato Sudamericano Sub-17 de Uruguay 2015 el pasado mes de febrero.

    Sus habilidades técnicas con dotes ofensivas fueron los argumentos para que la Albiceleste permitiera sólo 7 anotaciones en contra en los 9 partidos que disputó en las eliminatorias. Ahora, el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, ha volteado a verlo para posiblemente integrar la proxima temporada un puesto en la central "Colchonera". Es por eso que se perfila para ser uno de los jugadores a seguir en Nueva Zelanda 2015.

    Cada vez que tiene que tirar un pelotazo, Emanuel se rompe por dentro. Es el líbero de la Selección Argentina que jugará la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA pero, si no puede tocar corto con un compañero o salir con pelota dominada y cabeza en alto, reacciona como el enganche que alguna vez fue: aprieta los dientes y maldice haber hecho el juego un poquitito más feo.

    Apostar por la estética no es sólo una convicción que tiene "desde chiquito" una de las figuras del campeón sudamericano, también es un homenaje. "Perdí a mi mamá a los 6 años y a mi papá a los 15. Yo sólo pienso en que mis viejos estén orgullosos de mí, de lo que hago día a día".

    Pero pegarle de punta para arriba no es algo que le dé orgullo hacer. "A veces hay que tirarla larga para no hacerle mal al equipo, pero trato de no hacerlo nunca. Me da bronca porque es regalar la pelota", le dice a FIFA.com con más resignación que enojo. Pasa que Mammana, 19 años, entiende perfectamente el pragmatismo del apremio, aunque comprender no sea adoptar: "El fútbol es más lindo jugando por abajo. A mí lo que me gusta es salir jugando, tener la pelota contra el piso".

    La mezcla de su filosofía con una técnica inusual en un defensor y una fuerte capacidad de liderazgo es la de una potencial estrella. Más allá de su alto nivel en el Campeonato Sudamericano Sub-20 y antes en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA EAU 2013, Mammana vivió algo que sólo Javier Mascherano en Argentina: debutó antes en la selección mayor que oficialmente en su club, River Plate.

    ¿Cómo fue eso? Era uno de los sparrings juveniles pero en un momento sonó el teléfono de su casa. "Me llamó Alejandro (Sabella), no sabía cómo contestarle. Colgué y me quedé un rato mudo", recuerda sobre aquel amistoso ante Eslovenia pre Brasil 2014. También tiene un puñado de partidos en la Primera de River, algunos muy trascendentes. En una plaza intimidante como Medellín, jugó la ida de la final de la Copa Sudamericana 2014. Fue lateral derecho -"jugando ahí disfruto un poco menos"- pero cumplió. River terminó siendo campeón.

    Templanzas y huellas

    El club, que recibió en 2004 un niño que jugaba de volante por la derecha o mediapunta y formó un central, fue fundamental para que hoy Mammana pueda disfrutar. "Después de que falleció mi papá yo no quería jugar más al fútbol, pero entre los chicos de la pensión de River, los dirigentes y mi familia me ayudaron mucho. Me hablaron. Fue lo principal que me hizo volver a hacer lo que me gusta. En ese momento hice esa estupidez de pensar en dejarlo pero me puse a pensar que tenía que dar lo mejor para dedicárselo todo a él, que dio todo por mí para que yo pudiera estar acá".

    Parte de su liderazgo es innato -"siempre me gustó mandar y ordenar al equipo"- pero también hay huella vital: "Las cosas que me pasaron a mí dan la imagen que hay que ser fuerte en la vida y seguir dándole para delante".

    De esa fortaleza se contagia la selección que jugará en Nueva Zelanda. Al Sudamericano de Uruguay, el equipo llegó discutido. “Escuchamos algunas cosas pero el grupo siempre estuvo unido. Intentamos ser una familia y, se hablara mal o bien, teníamos que seguir y seguir”. El plantel respondió mentalmente, le dio a Argentina un certamen regional Sub-20 después de 12 años y mira el Mundial con ambición.

    "Este grupo está muy bien y quiere seguir ganando cosas. Somos Argentina y vamos a ir por todo sea donde sea. Tenemos grandes jugadores y buen nivel colectivo. Adentro de la cancha, afuera, el grupo está unido. Y esa unión se transmite dentro de la cancha. Jugamos todos, corremos todos, defendemos todos. Es una de las cosas fundamentales".

    Mammana cree que jugadores como Ángel Correa, Giovanni Simeone o él mismo con experiencia en el fútbol profesional serán importantes para los albicelestes. "Estar en la Primera es muy diferente. Empezás a jugar por algo, la cancha está siempre llena y el fútbol cambia bastante. En Reserva el fútbol es más fuerte, más de correr. En Primera la presión a veces te juega en contra. Nosotros tenemos varios jugadores que tienen partidos en Primera y ese roce te da más tranquilidad y firmeza. Es un punto a favor para demostrar allá el fútbol que tenemos nosotros".

    Admirador de Thiago Silva, Gerard Piqué y su compañero riverplatense Germán Pezzella, el 2 argentino tiene su cabeza en "tener más partidos en River" pero ya divisa el Mundial: "Ir a Nueva Zelanda es algo increíble, viajar tan lejos. Va a ser muy lindo ir allá". Como siempre, viajará sin amuletos: "Yo juego tranquilo, pensando que tengo mis dos ángeles arriba que me van a cuidar siempre".

    [Más sobre el mundo del deporte en DeportesTelemundo.com]