El Man City resiste ante el Chelsea

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    A cinco minutos para el final del choque entre el Manchester City y el Chelsea (2-1), un gol del francés Samir Nasri a pase el argentino Carlos Tévez devolvió hoy el aliento a los aficionados del Etihad Stadium, que comenzaban a ver la posibilidad de quedar descolgados del liderato de la Premier.

    Antes, el también argentino Sergio "Kun" Agüero había igualado de penalti un marcador que el inglés Gary Cahill inauguró al cuarto de hora del segundo tiempo con un gol en el que la fortuna se alió con los "blues" al hacer rebotar el balón en dos defensas y cambiar su trayectoria para sorprender al guardameta Joe Hart con el pie cambiado.

    En un encuentro en el que los "citizens" dejaron claro que plantearán batalla hasta la última jornada a sus vecinos del Manchester United, que encabezan la liga inglesa con un punto de ventaja, Tévez volvió a vestirse de corto casi medio año después de caer en desgracia por negarse a saltar al campo en la Liga de Campeones.

    El italiano Roberto Di Matteo, que sustituye en el banquillo al destituido André Villas-Boas desde principios de mes, dio esta noche un voto de confianza al español Fernando Torres, que esta semana puso a cero su contador de minutos sin marcar, en la Copa de Inglaterra, con un doblete, después de acumular más de 24 horas sobre un terreno de juego sin ver portería.

    Torres salió en el once titular y volvió a mostrarse activo y con confianza en el primer tramo del choque, pero perdió fuelle a medida que avanzaba el partido y acabó sustituido a veinte minutos para el final por el marfileño Didier Drogba.

    Los "blues" no habían perdido desde que el multimillonario ruso Roman Abramóvich, dueño del club, despidiera al joven discípulo de José Mourinho el 4 de marzo, y la derrota pone en peligro la clasificación del conjunto londinense para la próxima Liga de Campeones.

    El Chelsea se ha atascado con 49 puntos en el quinto puesto de la clasificación, a cinco del Tottenham y a seis del Arsenal, que esta noche se hizo con una tercera posición impensable para los aficionados "gunners" hace apenas unos meses, cuando su equipo coqueteaba con los puestos de descenso.

    Los del francés Arsène Wenger no necesitaron pasar de un partido sobrio frente al Everton (0-1) para continuar con su ascenso en la tabla y afianzarse en los puestos de Champions. Un gol del belga Thomas Vermaelen en los primeros compases del encuentro fue suficiente para que los "gunners" amarraran el encuentro.

    En esta ocasión, los londinenses no necesitaron echar mano del holandés Robin Van Persie, máximo goleador de la liga inglesa con 26 goles en 28 partidos y acostumbrado en los últimos tiempos a marcar prácticamente cada vez que se viste de corto.

    Menos inspirado estuvo el Liverpool, que en los últimos minutos dejó escapar tres puntos frente al QPR (3-2) y ve cómo se desvanece prácticamente cualquier opción de estar en Europa la próxima temporada.

    El uruguayo Sebastian Coates y el holandés Dirk Kuyt adelantaron a unos "reds" que, confiados, se dejaron remontar en el último tramo del encuentro.

    El inglés Shaun Derry, primero, el francés Djibril Cisse, después, y el escocés Jamie Mackie, con el tiempo cumplido, asestaron tres hachazos que cogieron por sorpresa a los de Kenny Dalglish.

    Tampoco vivieron su mejor noche los "spurs" de Harry Redknapp, que parecen haber reducido una marcha desde que su entrenador suena como el único candidato para tomar el control de la selección inglesa en la próxima Eurocopa de Polonia y Ucrania, en junio.

    Solo un tanto del holandés Rafael Van der Vaart pudo salvar un punto para los londinenses tras el gol del inglés Cameron Jerome que había adelantado al Stoke en primer término (1-1). Guillermo Ximenis