El Barsa sigue con esperanzas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    SANTANDER - El Barcelona se impuso al Racing con mucha claridad y dos goles de Messi en un partido en el que, sin emplearse a fondo, jugó a placer ante un rival que no realizó un sólo disparo a puerta y que llegó al área de Valdés por primera vez mediada la segunda parte. El nuevo técnico del Racing, Álvaro Cervera, debutó como técnico de Primera División presentando una alineación inicial que poco se parecía a las que venía empleando Juanjo González. Aunque ayer, en su presentación, dijo que no iba hacer cambios, finalmente dejó en el banquillo a Torrejón, Adrián y Stuani, devolvió a Álvaro al centro de la zaga, apostó por un trivote y situó a Babacar en punta en detrimento de Stuani. Por su parte, Pep Guardiola, ante la baja por sanción de Piqué y una vez que Puyol recibió el alta médica a tiempo para jugar, apostó por un 3-4-3, con Pedro, Messi y Cuenca como hombres más adelantados. Con el Barcelona dominando desde el pitido inicial, el primer aviso para el Racing llegó en una jugada con pase final a Pedro, que desde el vértice del área disparó flojo, pero con mucha rosca, un balón que salió rozando el poste. El Racing no arriesgaba nada y esperaba replegado, ordenado y sin perder el sitio, a un Barcelona que tocaba sin prisas creando más peligro por su banda izquierda, donde Francis, con el apoyo de Álvaro, se las tenía que ver con la velocidad de Pedro. El segundo aviso de los azulgranas llegó en una falta, perpendicular al área, que sacó Messi, para que Mario Fernández despejara un balón que iba a entrar ajustado al larguero. Y, poco después, un toque sutil de Iniesta fue a dar en el larguero, al coger adelantado al joven portero cántabro, sustituto del sancionado Toño. En cuanto el Barcelona apretaba el acelerador en sus combinaciones, el Racing llegaba tarde. Así, Messi se fue de dos jugadores para acabar tocando hacia Cesc Fábregas, que regateó a su marcador en la frontal del área, pero su disparo fue desviado por Mario Fernández.