El Barcelona patinó en Reyno de Navarra

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Barcelona patinó en un Reyno de Navarra helado, dejándose media Liga -pendiente del resultado de mañana del Real Madrid- al caer ante Osasuna (3-2), en un encuentro con una primera parte para el olvido del lado azulgrana y una segunda en la que no pudo superar una situación límite, con grandes paradas de Andrés Fernández.

    Pep Guardiola dejó de salida en el banquillo a Xavi, Iniesta y Cesc. Sin tiempo para ver cómo respondía la apuesta del técnico azulgrana con Sergio Roberto, Thiago y Pedro, el Osasuna sorprendió a los cuatro minutos con un tanto que le adelantaba en el marcador. Raitala centró desde la banda izquierda a pie cambiado y Raúl García tocó de forma sutil para Lekic, quien libre de marca agarró un zurdazo que entró el balón en la portería azulgrana ajustado al poste.

    El Barcelona no se encontraba nada cómodo en los primeros minutos, mientras Osasuna se agarraba mejor al helado césped del Reyno. Sin embargo, Alexis y Messi pudieron igualar en los diez primeros minutos, pero al chileno se le cortó un avance en solitario por un fuera de juego inexistente y el argentino no acertó ante Andrés Fernández.

    El conjunto 'rojillo' hizo gala de máxima efectividad en la primera parte. Segunda llegada, segundo gol. Raúl García abrió juego a la banda derecha, Marc Bertrán puso un buen pase a Lekic, quien en la posición de delantero centro se coló entre Piqué y Alves para marcar el 2-0 (m.22).

    El equipo catalán lo intentó sobre todo por el costado de Messi. El argentino era sabedor de que la banda derecha del ataque azulgrana estaba en mejor condiciones que la de Pedro, helada. De hecho, Messi se resbaló en un saque de esquina en esa banda. El jugador argentino no pudo culminar su segunda y última ocasión del primer tiempo tras una pared de Alexis; y Osasuna consiguió marcharse al descanso con dos goles de renta. Guardiola movió el banquillo de inicio en la segunda parte. Quitó a Puyol y Pedro; y se la jugó con los chavales Cuenca y Tello.

    El Barcelona salió muy dominador y encerró por completo a los locales. Andrés Fernández le volvió a parar otro remate a Messi, pero nada pudo hacer en un centro desde la derecha de Cuenca que, tras pasearse por toda la defensa, aprovechó Alexis para reducir diferencias en el minuto 51.

    Conforme pasaban los minutos y la situación límite del Barcelona gastaba tiempo, el partido se puso frenético. Raúl García, tras un centro de Nino, dio un poco de respiro a Osasuna al hacer el 3-1, cuatro minutos después. Pero el Barcelona quemó todos sus naves al poner a Cesc en lugar de Piqué, con lo que dejó solo a tres defensas.

    Tello volvió a poner al Barcelona a un gol en el minuto 73 (3-2), con un zurdazo dentro del área . El final fue dramático para ambos equipos: Osasuna para mantener la victoria y el Barcelona para no perder la Liga.

    Puñal pudo cerrar el partido para Osasuna con un disparo al poste en el minuto 78 y el Barcelona quemó sus opciones en ocasiones de Tello y Cesc paradas por un inspirado Andrés Fernández. Al final, también hubo polémica, por un gol anulado a Tello por fuera de juego en el minuto 81.