EEUU a la espera de su rival: ¿Japón ó Inglaterra?

EEUU a la espera de su rival de final, ¿Japón ó Inglaterra?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    MONTREAL, QC - JUNE 30: Kelley O'Hara #5 of the United States celebrates with teammates after scoring a goal in the second half against Germany in the FIFA Women's World Cup 2015 Semi-Final Match at Olympic Stadium on June 30, 2015 in Montreal, Canada. (Photo by Minas Panagiotakis/Getty Images)

    Estados Unidos sigue creciendo a medida que avanza el Mundial Femenino de Canadá. El engranaje que mostró este equipo ante Alemania, junto a su superioridad física y sobre todo mental, es lo que pone al “Team USA” en la final de la Copa del Mundo en espera de Japón o Inglaterra.

    [Ve en vivo el partido de semifinal Japón vs Inglaterra dando click aquí]

    Hope Solo fue clave en la victoria y, lo que hizo, le pudo valer una tarjeta amarilla pero así se atrevió. Hope se arriesgó en pro de su equipo y su juego mental pudo haber afectado a la siempre letal Celia Sasic.

    Luego de la falta clara de Julie Johnston sobre Alexandra Popp al 59', la portera estadounidense se tomó su tiempo, de hecho, se tomo más tiempo de la cuenta. Bebió agua, caminó de un lado al otro del arco y finalmente, mientras Sasic esperaba se puso en su lugar. La goleadora alemana, quien rara vez falla en distancias tan cortas y mucho menos sin defensas de por medio, la mando más allá del palo izquierdo.


    Allí se volteó el partido. A partir de allí Alemania intentó y de hecho presionó, pero sus rivales crecieron.

    Por Estados Unidos las figuras más resultantes fueron Meghan Klingenberg, quien hizo el trabajo de obrera rompiendo juego en defensa y distribuyendo en ataque. Ella, junto a Tobin Heath, le dieron a Estados Unidos dos turbinas por los laterales.

    Alex Morgan aturdió a la defensa contraria pero le faltó ejecutar, de hecho estuvo bastante imprecisa y demasiado zurda, al tanto que Johnston, más allá del penal, volvió a tener un cotejo para sus mejores recuerdos. Lo hecho hasta aquí por la fuerte defensora de 23 años, la empuja aún más para llevarse los honores como la mejor o, al menos, una de las mejores del torneo.

    Alemania contó con una enorme actuación de su capitana Nadine Angerer, la portera que logró tapar más de un par de ataques certeros en la primera mitad, pero quien se quedó impotente ante la ejecución del penal de Carli Lloyd al minuto 69.

    Dudosa la sentencia que derivó en el penal, cuando Morgan fue derribada al borde del área por Annike Krahn dos minutos antes. La repetición en televisión mostró que Estados Unidos se llevaba un regalo.

    El funcionamiento colectivo de Estados Unidos fue la clave. Finalmente todo el conjunto se puso al nivel de quienes han sido las mejores del equipo hasta ahora. Todas corrieron, fueron de ida y vuelta como Megan Rapinoe, Lloyd, Klingenberg y también Heath. Entretanto, Ali Krieger y Lauren Holiday finalmente le dieron solidez al medio campo.

     

    Kelley O’Hara marcó un golazo al 84’, pero de ese gol probable y discutiblemente, el 70 por ciento pertenece a Lloyd, quien se infiltró por la izquierda y tras dejar a dos defensas plantadas metió el pase que provocó la patada de O’Hara.

    La directora técnica Jill Ellis tiene que estar feliz, su once le ganó a la mejor selección del mundo según el ranking FIFA.

    Sin embargo, queda un paso más en la meta que constituye una venganza, un desquite. Estados Unidos perdió en la final del Mundial Femenino hace cuatro años y mañana se enfrentan Inglaterra y Japón por el privilegió de medirlas en la final y, en 2011, Japón fue la verduga de la selección de las barras y estrellas.