Dan bienvenida a llama olímpica en la ONU

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    De i a d, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el presidente del Comité Organizador de Río 2016, Carlos Arthur Nuzman; y el príncipe Alberto II de Mónaco.

    El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, ignoraron hoy en sendos discursos la gigantesca crisis política de Brasil y los enormes retrasos en los preparativos de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro del próximo agosto.

    Ambos mandatarios participaron hoy de la ceremonia de bienvenida a la llama olímpica a la sede de la ONU en Ginebra en su camino hacia Brasil, un acto que también sirvió para entregar la Copa Olímpica a la ONU.

    Del evento también participaron autoridades políticas y olímpicas brasileñas que ensalzaron a su nación, lo que va a ofrecer durante la cita olímpica y el legado que va a dejar para las futuras generaciones.

    Ni Ban ni Bach hicieron referencia a la crisis política y económica en el gigante sudamericano -cuyo Parlamento está llevando a cabo un proceso de destitución de la presidenta, Dilma Rousseff- que ha sumido al país en una enorme división social y en una profunda recesión.

    No obstante, en un breve encuentro con la prensa a posteriori y consultado al respecto, Ban definió la situación de Brasil de "dramática".

    "Estoy siguiendo lo que ocurre en el país muy de cerca. Espero que todo esto se resuelva lo antes posible y que el proceso se haga de forma transparente en concordancia con el orden constitucional", afirmó Ban.

    Telemundo / Fotograma

    Por su parte, Bach dijo que esperaba que los Juegos "logren unir a los brasileños que están enfrentando una situación muy difícil y profundas divisiones en este momento".