Ronaldo y Messi protagonizan un sábado glorioso

Ronaldo y Messi protagonizan un sábado glorioso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    GETTY

    BARCELONA, España - Cristiano Ronaldo anotó cinco goles, tres de ellos en apenas 14 minutos, y el Real Madrid fulminó 6-0 a domicilio al Espanyol el sábado, pero Lionel Messi se bastó de media hora saliendo desde la banca para poner líder de la liga española al Barcelona, que ganó 2-1 en cancha del Atlético de Madrid gracias al tanto decisivo del astro argentino.

    Inédito en el apartado goleador hasta la fecha en la temporada, Cristiano estrenó su cuenta en la liga a lo grande con tantos a los 7, 17, 20, 61 y 81 minutos, y aún tuvo tiempo de asistir a Karim Benzema (28) para redondear la paliza a madridista frente a un Espanyol que pronto alzó la bandera blanca.

    Con el segundo "repóker" de cinco tantos en su carrera (consiguió otro el pasado 5 de abril frente al Granada), Cristiano puso fin a dos fechas de sequía anotadora y se colocó como máximo cañonero de la competición por delante de Benzema, autor de tres dianas.

    También superó en el histórico a dos ídolos madridistas como Alfred Di Stefano (227) y Raúl González (228), mientras que sus 231 dianas totales quedan solo por detrás de Lionel Messi (285), Telmo Zarra (251) y el mexicano Hugo Sánchez (234).

    "Los números hablan por sí solos; Di Stefano y Raúl están allí. Espero que Cristiano siga marcando goles para su beneficio y el nuestro. Incluso hoy pudo lograr alguno más", dijo tras la goleada el técnico "merengue", Rafa Benítez.

    El récord de goles en un partido en la liga española es de siete, logrado por Agustin Sauto "Bata", del Athletic de Bilbao en 1931 (12-1 al Barcelona), y Ladislao Kubala del Barsa en 1952 (9-0 al Sporting de Gijón).

    Messi, quien el viernes celebró el nacimiento de su segundo hijo, arrancó de suplente el partido ante el Atlético pero acabó festejando también su primer gol del campeonato, anotado a los 77 minutos y bueno para colocar líder con nueve puntos al Barsa, después de que Neymar (55) nivelara el tanto inicial de Fernando Torres (51) por el cuadro local. Los rojiblancos son terceros con seis unidades, por siete del escolta Madrid.

    "No jugamos un buen partido. El Barcelona dominó", reconoció el técnico del Atlético, Diego Simeone. "Tuvimos unos buenos 20 minutos de la primera mitad, con el gol, pero cuando empataron volvimos a perder el control. Messi está acostumbrado a romper partidos y volvió a ser determinante".

    La parrilla sabatina, que se completa con el partido Betis-Sociedad, registró también la victoria del Valencia en cancha Sporting de Gijón por 1-0, con gol de Paco Alcácer en los descuentos.

    Tanto el Barsa como el Atlético como el Madrid como el Valencia deben jugar entre semana partidos de Liga de Campeones frente a la Roma, Galatasaray, Shakhtar y Zénit, respectivamente.

    Pese a la ausencia del colombiano James Rodríguez, quien se lesionó ante Perú y permanecerá un mes aproximado de baja, el Madrid repitió el alto ritmo de circulación de balón exhibido la fecha anterior, cuando también goleó 5-0 al Betis.

    El Espanyol abrió las hostilidades por vía del ecuatoriano Felipe Caicedo, pero pronto le cayó encima la tormenta con un pase profundo de Luka Modric a Cristiano quien, sin aparente apuro, controló y colocó lejos del arquero con el interior de su diestra. Tampoco pudo hacer nada Pau López en el segundo tanto del portugués, logrado de penal tras derribo a Gareth Bale.

    Cristiano amplió su repertorio con el tercero, subido al volear de zurdas un buen servicio desde la izquierda de Bale, y asistió en el cuarto a Benzema, quien luego impactaría en poste tras otra dejada del portugués.

    Con el compromiso de Champions en el horizonte, el Madrid se contentó de reservar esfuerzos en la segunda mitad, aunque ello no fue obstáculo para que Cristiano subiera el quinto tanto global y cuarto de su cuenta particular, tras un fulgurante contragolpe con Isco Alarcón y Bale, asistente final.

    Roto el Espanyol, estimulado CR7, cayó el 6-0 de forma inevitable, tras nueva gestión de Bale y disparo raso de un Cristiano voraz e inmenso, al que solo detuvieron el cronómetro y silbato final.

    Con Messi en la reserva, Atlético y Barsa intercambiaron tímidos golpes en la primera mitad, el más peligroso un remate del uruguayo Luis Suárez al travesaño local tras tiro de esquina.

    Titular en perjuicio del colombiano Jackson Martínez, Torres cantó diana en la segunda parte, cuando se benefició de un pase vertical de Tiago Cardoso y la indecisión de Marc-André ter Stegen en su salida para alojar el balón junto al poste derecho del arquero barcelonista.

    Pero Neymar respondió por los azulgranas en momentos de zozobra, y provocó una falta que él mismo convirtió en gol con un magistral lanzamiento al rincón. Luis Enrique y el argentino Diego Simeone reaccionaron dando entrada a la artillería pesada, e ingresaron Messi (60) y Jackson (64), respectivamente.

    "Mi gol fue importante, porque fue en un momento importante. Con la entrada de Leo, que siempre hace la diferencia, ganamos el partido. Con el mejor jugador en el campo, todos jugamos mejor", comentó Neymar.

    Con el astro argentino, el Barsa fue otro y también el partido, decantado definitivamente por el golazo de "La Pulga", quien picó con el exterior de su zurda una excelente dejada de Suárez tras una salida frustrada del Atlético de su propia área.

    "Ellos aprovecharon las ocasiones que tuvieron. Intentamos tapar su punto fuerte, pero ellos siempre tienen la pelota. Nos duele perder. Messi les dio un toque más de ritmo arriba e individualmente es un jugador que marca diferencias", analizó el zaguero rojiblanco Diego Godín.