Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015: Talento Emergente

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015: Talento Emergente

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    FIFA
    Podstawski, hijo ideal y capitán ejemplar

    ZURICH, Suiza.- Talentoso, simpático, guapo, inteligente… Tomás Podstawski, medio centro defensivo y capitán de la selección Sub-20 de Portugal, roza la perfección. Y aunque acumula buenas cualidades, deja que una predomine sobre las demás: la modestia.

    Así, pese a sus magníficas actuaciones individuales en el pasado Campeonato de Europa Sub-19 y a la buena trayectoria de su selección, que quedó subcampeona, el jugador nacido en FC Porto prefiere mantenerse en un segundo plano en vísperas de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015.

    “Somos conscientes de que hicimos un Europeo muy bueno. Por supuesto, nos habría gustado ganar, pero por desgracia, no fue posible”, comentó a FIFA.com. “Pero tengo la sensación de que hemos progresado en los últimos meses y, sobre todo, estoy convencido de que vamos a dar lo mejor de nosotros en cada partido. Lo más importante es hacer disfrutar a los aficionados ofreciéndoles espectáculo y, por encima de todo, honrar a nuestro país”.

    Al tener un padre polaco, ese país podría perfectamente no haber sido Portugal... “Me requirieron varias veces para jugar con Polonia”, confirmó Podstawski, “pero mi madre es portuguesa, nací en Portugal, me siento ciudadano portugués al cien por ciento y mi primera lengua es el portugués”, recalcó este joven que habla cuatro idiomas: polaco, portugués, francés e inglés; un abanico políglota muy útil para tener éxito en su vida paralela al fútbol…

    Y es que el prodigioso Podstawski no se contenta con figurar entre las grandes promesas portuguesas de su deporte, y es también un brillante estudiante de Relaciones Internacionales: “Quería tener un plan B en mi vida, ¡teniendo muy claro, eso sí, que el plan A es el fútbol! Y no me arrepiento de nada: resulta muy enriquecedor. La universidad me abre a otras cosas, me ofrece otros aspectos de la vida, otras perspectivas”, explicó. “Sin embargo, entre los partidos con mi club y las concentraciones con la selección, el fútbol me ocupa cada vez más tiempo. Cada vez me cuesta más combinar las dos cosas, pero resisto. ¡Hago todo lo que puedo!”.

    Efectivamente, tanto en su vida de futbolista como en la de estudiante, se emplea concienzudamente: sin dormirse en los laureles, pero sin quemar etapas. Podstawski, un infatigable centrocampista que roba muchos balones y es capaz de liderar las transiciones defensa-ataque de forma explosiva, ha venido siendo una figura de su selección en todas las categorías menores, pero todavía debe esperar para jugar con el primer equipo del FC Porto: “Evidentemente, jugar tarde o temprano con los sénior es un objetivo que me he marcado. Mientras llega ese momento, me esfuerzo en entrenarme con la mayor seriedad posible, con el fin de estar listo cuando el entrenador decida llamarme”.

    • De tales palos, tal astilla

    Esa ambición teñida de humildad se la debe ante todo a sus progenitores. Su padre, profesor de educación física, y su madre, exgimnasta profesional, proporcionaron los valores necesarios para que Tomás se realizase practicando su deporte: “Se lo debo todo: mi juego, mi motivación, mi pasión…”, confirmó. “Cuando era pequeño, me hicieron practicar de todo… Al salir de la escuela, nos llevaban al parque a mí y a mi hermano, que también se ha hecho futbolista. Practicábamos ciclismo, natación, tenis, voleibol… ¡Si al final se impuso el balompié en nuestro caso, es porque nuestro país respira fútbol más que cualquier otro deporte!”.

    ¿Qué mejor ocasión que un Mundial para colmar de gozo a ese Portugal futbolero? En todo caso, la joven Selecção das Quinas tendrá mucha tela que cortar desde la primera fase, en un Grupo C muy abierto que también incluye a Qatar, Senegal y Colombia. Como capitán, Podstawski es consciente de lo que está en juego: “Llevar el brazalete de mi selección es un honor inmenso. Conozco las responsabilidades que ello implica: quiero respaldar a mis compañeros tanto como ellos a mí; y que juntos demostremos al mundo y a nuestros compatriotas, sea cual sea el rival, lo buen equipo que es Portugal”.

    Un hermano mayor para sus compañeros, un hijo ejemplar para sus padres… Tomás Podstawski parece encajar plenamente en el perfil del yerno ideal. “¿Defectos? ¿Quién no los tiene? ¡Pero prefiero dejar a la gente, a mis amigos y a los aficionados, que se formen su propia opinión de mí!”, concluyó. En todo caso, con Podstawski en sus filas, la modesta selección de Portugal puede anunciar sus pretensiones sin complejos… 

    [Más sobre el mundo del deporte en DeportesTelemundo.com]