Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015: ¡Fantástica Competición!

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015: ¡Fantástica Competición!

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    FIFA
    Fantástica competición.

    AUCKLAND, Nueva Zelanda.- "Me la pasé mejor que nunca en la cancha. Aparte de mis hijas, nada me ha hecho disfrutar tanto". Así hablaba Diego Maradona pero no, como cabría suponer, sobre la Copa Mundial de la FIFA que definió su carrera. El astro argentino se refería a una competición que había disputado siete años antes de México 1986: la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, conocida entonces por el nombre de Campeonato Mundial Juvenil, donde alcanzó por primera vez la gloria con la Albiceleste.

    Japón 1979 fue la segunda edición de una competición que, con el paso del tiempo, ha llegado a su plenitud. En su celebración más reciente, Paul Pogba, quien describió su paso por el torneo sub-20 como "una experiencia única en la vida", espoleó a la selección de Francia hasta el triunfo con la misma fuerza e inspiración que Maradona a los suyos en 1979. En la actualidad, la competición juvenil, cuya nueva edición, Nueva Zelanda 2015, está a punto de inaugurarse, sigue cumpliendo con una finalidad doble y enormemente valiosa.

    Por un lado, la competición presenta las grandes estrellas del mañana al público del fútbol, que, entre la irrupción de Maradona y de Pogba, ha asistido al surgimiento de figuras de la talla de Van Basten, Iniesta y Messi. Por otro, inicia a las jóvenes promesas en los rigores y exigencias de la competición internacional de élite.

    • Un aprendizaje sin igual

    Michael Owen, uno de los tres futbolistas ingleses que han ganado el FIFA Ballon d’Or, poseedor ex aequo del récord de máximo goleador con la selección de Inglaterra, es uno de los muchos jugadores que se deshace en elogios con el torneo. “Se aprende un montón en estas competiciones”, ha declarado Owen a FIFA.com. “Se trata de acostumbrarse a jugar con el combinado nacional en países distintos, a temperaturas y zonas horarias distintas, sobre terrenos distintos, contra distintos estilos de juego".

    Owen brilló con fuerza en Malaysia 1997, un año antes de causar sensación en el Mundial absoluto en Francia 1998. La facilidad con la que pasó de una categoría a la siguiente, insiste, no sobrevino por casualidad. "[El Mundial Sub-20] me dio los fundamentos que necesitaba", afirma. "Cuando llegué a Francia, me sentí listo para jugar. No me agobié lo más mínimo. Sin ánimo de jactarme de nada, creo que eso quedó patente. Me sentí como pez en el agua”.

    La competición no ha dejado de brindar al mundo grandes futbolistas, como se pudo comprobar en Brasil 2014, donde rayaron muy alto estrellas que habían brillado con fuerza en la categoría sub-20, como Pogba, Oscar o James Rodríguez, entre otros, sin olvidar por supuesto a Messi. Oscar, quien junto con Rodríguez rayó muy alto en la Copa Mundial Sub-20 Colombia 2011, en cuya final anotó una tripleta histórica, asegura que las lecciones aprendidas le resultaron realmente valiosas.

    “Aquella experiencia en Colombia fue fundamental”, comenta. "Aunque es un torneo sub-20, el clima es igual de tenso o más que el de muchos partidos profesionales, y lo mismo se puede decir del nivel técnico. Sé que haber jugado bien allí me sirvió de pasaporte a la selección. Además, aprendí un montón".

    El mismo tema de la educación y la preparación surge en las entrevistas con todas y cada una de las antiguas estrellas de la Copa Mundial Sub-20. Javier Saviola, quien contribuyó a la gloriosa trayectoria de Argentina en su propio país en 2001, alabó la competición, a la que calificó de "única" y de "un trampolín importante", mientras que Radamel Falcao, veterano de la edición de 2005, hablaba de una "experiencia muy enriquecedora, como futbolista y como persona". Ninguno de ellos ha perdido con los años la gran estima que sienten por la competición, aunque posteriormente hayan conseguido logros mayores. Es el caso de Míchel Salgado, internacional en 53 ocasiones con la selección española y ganador de dos títulos de la Liga de Campeones de la UEFA con el Real Madrid, quien recuerda con gran cariño su aventura en la competición sub-20.

    • La experiencia más recordada

    "Tengo muy buenos recuerdos", confiesa Salgado, quien compartió alineación con jugadores del calibre de Raúl, Fernando Morientes o Joseba Etxeberría en Qatar 1995. "Creo que este tipo de torneos son importantísimos en la vida de un futbolista. Es una de tus primeras experiencias internacionales al más alto nivel y estás en esa edad intermedia entre el chico al que le dan su primera oportunidad y el hombre, el profesional que puede llegar a ser. Es una época preciosa en la vida de un jugador, y creo que hay que verlo y vivirlo como un momento único e inolvidable. La pena es que no puedo volver atrás. Añoro esos años".

    Estas declaraciones de Salgado destilan la misma nostalgia que los comentarios de muchos otros exjugadores del Mundial Sub-20, y se parecen mucho al sentido homenaje de Maradona que apuntábamos al principio. Para estas promesas convertidas en grandes estrellas, el valor formativo de la competición representa tan sólo una parte de la experiencia, pues el legado emocional es igual de valioso.

    "Aquella experiencia fue, sin duda, la más linda que tuve en mi carrera", comentaba Saviola al recordar Argentina 2001. Y Andre Ayew, capitán de la primera selección africana que se proclamó campeona del torneo, en 2009, llegó más lejos en sus apreciaciones. "Fue sencillamente el mejor momento de mi carrera", explicó el astro de Ghana a FIFA.com.

    Al igual que Maradona antes y Pogba después, Ayew y Saviola dejaron una huella profunda en el torneo, y el torneo dejó a su vez una marca indeleble en ellos. La quinta de la Copa Mundial Sub-20 de 2015 aspira a seguir su ejemplo.

    [Más sobre el mundo del deporte en DeportesTelemundo.com]