Joao Pedro, un lateral de lujo para Brasil

Joao Pedro, un lateral de lujo para Brasil

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Las individualidades, como Joao Pedro, pueden ser una diferencia cuando Brasil enfrente a Serbia por el campeonato Sub-20.

    AUCKLAND, Nueva Zelanda.- El concepto de lateral derecho e izquierdo como demarcación eminentemente defensiva no es totalmente exacto. Basta con ver jugar a cualquier selección brasileña para convencerse de lo contrario.

    Desde hace décadas, el país del jogo bonito nos ha dado decenas de laterales que poseen el talento y las cualidades necesarias para subir y llevar peligro como si fuesen auténticos extremos.

    "Es verdad que es algo característico del fútbol brasileño, no sabría explicar de dónde viene esta ‘tradición’: los laterales juegan muy arriba, ¡aunque a mí me parece estupendo que sea así!", cuenta João Pedro, lateral derecho de la selección sub-20 brasileña... en teoría. Porque lo más habitual es verlo jugar adelantado, inscribiéndose en la más pura tradición que va desde Nilton Santos hasta Marcelo, pasando por Roberto Carlos o Júnior.

    [El más valioso del día: Marcos Guilherme]

    "Mi ídolo es Cafú. Siempre me gustó su estilo de juego: eficaz tanto en ataque como en defensa", confiesa el número dos del combinado brasileño tras una semifinal de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en la que su equipo venció 5-0 a Senegal y él mismo brilló en las dos facetas.

    "Pero también me impresiona el juego de Philipp Lahm. Es otro defensa muy completo, como me gustan a mí...", añade, un año después de la exhibición del capitán alemán y sus compatriotas en semifinales de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ contra sus mayores (7-1).

    "Mientras sirva para ganar"

    Aunque João Pedro no guarda rencor, lo cierto es que los sub-20 brasileños han contribuido a recuperar la imagen del fútbol de su país este 17 de junio de 2015: ¿acaso no es la mejor manera de hacerlo ganar 5-0 una semifinal del Mundial Sub-20?

    "Llegar a la final es una alegría inmensa, pero todavía no ha terminado", confirma el defensor del Palmeiras, de cuyas botas partió el primer gol brasileño, al enviar un centro que desvió al fondo de su propia meta el senegalés Andelinou Correa.

    [Jean, los guantes en la sangre]

    "Estoy contentísimo de que ese gol pudiese suponer un punto de inflexión. Habíamos ensayado mucho las combinaciones por la banda derecha en los entrenamientos. ¡Y ha funcionado!".

    Brasil llevaba dos partidos exhibiendo una retaguardia inexpugnable, que sirvió para conseguir sendos 0-0 consecutivos, en octavos y en cuartos de final, pero le costaba marcar diferencias en ataque. Los auriverdes sumaban 249 minutos sin ver puerta, una sequía nunca vista desde 1993.

    Así pues, los laterales tuvieron que remangarse para echar una mano a los jugadores de ataque.

    "Por eso me gusta tanto este puesto. Consiste en defender, pero también en apoyar a los delanteros y crear peligro arriba", recalca. "Creo que me divierto tanto recuperando un balón como dando una asistencia o marcando un gol. ¡Siempre que sirva para ganar!".

    Frente a Senegal, él y el otro lateral, Jorge, autor del cuarto tanto, sacaron el repertorio del perfecto carrilero. Ambos se multiplicaron en todas las tareas, y fueron sustituidos, respectivamente, en los minutos 79 y 46:

    [Historia de la Copa Mundial Sub-20 de La FIFA]

    "Habíamos jugado los dos últimos partidos completos. Creo que el técnico ha querido reservarnos con vistas a la final que nos espera", explica, no sin elogiar el magnífico trabajo de su amigo. "Me alegro muchísimo de que haya marcado. ¡No ha dejado de hacer grandes partidos desde que empezó el torneo!".

    Este tándem defensivo lo es también ofensivo. Su éxito es el símbolo de una Seleção sub-20 que ha encontrado el equilibrio perfecto en el mejor momento del torneo.

    [Brasil vs Serbia: historia de sus enfrentamientos]

    "Una defensa necesita a sus atacantes para defender, igual que los delanteros necesitan a los defensores para atacar. Las dos cosas van de la mano, son indisociables", concluye, antes de salir de los pasillos del Estadio de Christchurch... y prepararse para brillar en otro. 

    [Más sobre el mundo del deporte en DeportesTelemundo.com]