Confederaciones: sexo y mentiras

La selección española está indignada con la información que asegura que hcieron una fiesta con sexo y alcohol en el hotel de concentración.

La selección española celebra un gol.
La selección española celebra un gol.
Crédito: EFE
Por EFE 27 de agosto de 2014

FORTALEZA, Brasil- Gerard Piqué aseguró que toda la información que se ha publicado en un medio brasileño sobre una presunta fiesta en el hotel de la Roja en Recife tras el triunfo ante Uruguay, "es mentira" y se mostró convencido de que saldrá "a la luz" lo que ocurrió en el robo a varios internacionales.
"La Federación ha tomado cartas en el asunto. Todo es mentira. Es muy duro complicarle la vida a los demás. Es una experiencia muy desagradable e inoportuna. Se solucionará. Las mentiras siempre salen a la luz", afirmó Piqué en Cope.
Según la web Globoesporte, España celebró su primer triunfo en la Confederaciones con una fiesta privada en su hotel de concentración, el Golden Tulip de Recife, que tituló: "Sexo, mentiras y grabaciones".
La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha emitido hoy un comunicado en el que niega las informaciones publicadas en Brasil sobre esa presunta fiesta en el hotel de la selección en Recife, a la vez que "repudia" lo que considera "calumnias" a los jugadores del equipo nacional.
Centrándose en lo deportivo, el central catalán destacó el calor que sufrió España ante Nigeria, que servirá de referencia para las semifinales, también en Fortaleza, contra Italia.
"Perdí unos dos kilos. Los últimos minutos de la primera parte fueron infernales por la temperatura. No podíamos más. Tuvimos que sufrir durante la segunda parte. Era imposible aguantar el ritmo", confesó.
Y analizó un nuevo enfrentamiento ante Italia. "No es una selección de medio pelo. Tras el 4-0 de la Eurocopa estarán picados. La diferencia entre las dos selecciones no es tanta. Saben jugar a vida o muerte y son muy competitivos. El partido se decidirá en los pequeños detalles".
Piqué no descartó a su gran amigo Cesc para semifinales, pese a que arrastra un problema muscular que le obligó a pedir el cambio ante Nigeria. "Me ha dicho que no tenía casi nada, pero son partidos muy seguidos y veremos su evolución".