Chivas se encamina a la liguilla

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LatinContent/Getty Images
    (Photo by: Simon Barber/Chivas/LatinContent/GettyImages)

    Las tribunas del estadio Omnilife se convirtieron en una auténtica fiesta. Y es que los aficionados de Chivas tienen motivos de sobra para celebrar y sumergirse en el delirio.

    El triunfo de 2-0 sobre el Toluca es motivo para soñar, para pensar que gracias a las bondades del sistema de competencia del futbol mexicano puede encontrar un sitio en los primeros ocho lugares de la tabla general.

    Si en el principio del Torneo de Clausura 2012 sufrieron y sentían que no había un desenlace para el caos que tenía hundido en el fondo de la tabla general, ahora los seguidores saborean el momento que viven.

    En cinco partidos en el campeonato local, el Rebaño ha ligado cuatro victorias y un empate. Es decir, ha sumado 13 puntos que se agregan a la unidad que cosechó Ignacio Ambriz en su debut como técnico rojiblanco.

    El ascenso es evidente y la reconciliación con su gente también. El nombre de "¡Chivas!" ha vuelto a retumbar en el recinto, desaparecieron los abucheos por el "Olé!" que se escucha cada vez que el equipo juega como tal y toca en corto el balón, se lo pasea a su rival, goza con cada gambeta que hace Jesús Sánchez o con alguno de sus excesivos taconazos, o cuando Omar Arellano se anima a disparar de media distancia, pero sobre todo cuando él vuelve a ser un delantero descarado y elabora una pared con Carlos Fierro para escribir el 1-0 en el primer tiempo.

    Guadalajara fue dueño de su territorio para provocar en la segunda parte un penalti sobre Carlos Fierro. Una vez más, el capitán Héctor Reynoso es el encargado para fusilar y decretar el 2-0.

    La felicidad no se detuvo, no solamente porque el Rebaño no obtenía resistencia de los Diablos Rojos, sino porque el sonido local decidió anunciar el resultado de su acérrimo rival de la región, el Atlas que caía 1-0 ante el Tijuana.

    Sí, los aficionados han vuelto a creer en Chivas que ya está en noveno lugar luego de estar en el último sitio. La pesadilla que vivieron en el arranque parece solamente un mal recuerdo, y ahora saludan a una eventual Liguilla. Quedan 15 puntos por disputar, y de ganar la mayoría podrían llegar a los 26 que contempló Ambriz cuando sólo tenían uno en su favor.