Chilavert habló de fútbol y del caso Suárez-Evra

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El presidente de Uruguay, José Mujica, recibió hoy en su despacho al exguardameta de la selección de Paraguay José Luis Chilavert con el que conversó sobre fútbol y del caso de racismo protagonizado por Luis Suárez y Patrice Evra.

    "Conocí a una persona a quien admiraba desde la distancia y tuve la oportunidad de estar cerca de él", afirmó Chilavert nada más salir del encuentro, según un comunicado de la Presidencia uruguaya.

    Chilavert relató que en su charla con Mujica conversaron también sobre la situación del delantero uruguayo Luis Suárez en la liga inglesa, donde fue sancionado por unos comentarios racistas y criticado, tras su reaparición, por no darle la mano al jugador que había insultado, el francés Patrice Evra.

    Tras aquel incidente buena parte de la opinión pública uruguaya se sorprendió por el trato dispensado a Suárez, al que consideraron víctima de la doble moral de las autoridades inglesas respecto a las cuestiones racistas.

    Además, Mujica "ofreció todo su respaldo" al delantero y opinó que le parecía "exagerado" el escándalo generado alrededor de un jugador que "no tiene nada de racista".

    "Yo jugué en Francia y allá son bastante racistas también. Nos subestiman a los sudamericanos", dijo hoy sobre lo sucedido con el delantero el exportero del Racing de Estrasburgo y capitán de Paraguay en los mundiales de Francia'98 y Corea del Sur-Japón 2002.

    Chilavert dijo tener un recuerdo excelente de su pasado en el fútbol uruguayo, donde jugó los últimos seis meses de 2003 en el Peñarol y colaboró para que ese equipo ganara la Liga uruguaya.

    "Me han tratado muy bien y me siento como si estuviera en mi país", apostilló.
    El exjugador de los argentinos San Lorenzo y Vélez Sarsfield y del Real Zaragoza español calificó a Mujica de "hombre muy inteligente, con mucha lucidez y muy buenos proyectos para el país".

    Aseguró que el jefe de Estado "quiere mucho a Uruguay, quiere mirar para adelante".

    El mandatario de 76 años llegó al poder el 1 de marzo de 2010 de la mano del izquierdista Frente Amplio tras una vida azarosa en la que combatió con la guerrilla de los tupamaros y estuvo preso en la cárcel trece años, la mayoría de ellos durante la dictadura (1973-1985), antes de incorporarse a la vida democrática.