Danny "Swift" García es el nuevo campeón welter

Ganó por puntos a Robert "Fantasma" Guerrero

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El puertorriqueño Danny García celebra la victoria junto a su padre y entrenador, Roberto García, tras una pelea (foto de archivo).

    LOS ÁNGELES - El púgil estadounidense de origen puertorriqueño Danny "Swift" García hizo buenos los pronósticos y se proclamó nuevo campeón del peso welter, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al vencer por decisión unánime a su compatriota de origen mexicano Robert "Fantasma" Guerrero.

    Los tres jueces a cargo de calificar la pelea pactada a 12 asaltos, que se celebró en el Staples Center, de Los Ángeles, entregaron tarjetas que leían totales similares de 116-112, todos favorables a García, de 27 años.

    El nuevo campeón del título que estaba vacante, que logra su segunda corona mundial como profesional, fue a partir de la segunda parte de la pelea el mejor púgil sobre el cuadrilátero al colocar los mejores golpes y también tener mayor movilidad con sus piernas.

    Además, García, que dejó marca de invicto de 32-0 con 18 triunfos conseguidos por la vía del nocáut, mostró siempre una condición y preparación física sin ningún tipo de debilidad y siempre supo también el plan de pelea que tenía que realizar.

    Como se esperaba los directos de izquierda y los ganchos de derecha fueron las mejores armas ofensivas que tuvo García, que sólo sufrió en el cuarto asalto cuando Guerrero le conectó varios golpes que lo dejaron tocado.

    Pero gracias a su gran condición física, se recuperó sin problemas y acabó el asalto en plan dominador al colocar los mejores golpes.

    Después de haber sufrido la pelea también un paréntesis de marrullerías por parte de ambos boxeadores, a partir del sexto asalto, García colocó dos ganchos de derecha que le llegaron claros al rostro de Guerrero, y le abrieron el camino al triunfo.

    Ese golpe sería el que repitió una y otra vez sin que Guerrero tuviese estrategia para evitarlo, lo que hizo que García comenzase a poner la balanza de los puntos a su favor.

    Precisamente la mano derecha y el manejo de las piernas fueron las que convirtieron a García como el nuevo campeón mundial después que Guerrero había comenzado la pelea imponiendo condiciones y lo castigó con dureza.

    La movilidad de García impidió que Guerrero no hubiese logrado su objetivo de dejarlo fuera de combate porque fue el iba siempre para adelante hasta que le aguantaron las fuerzas, que en la recta final ya no tuvo y no podía alcanzarlo con sus golpes.

    Superada la primera parte de la pelea que le fue favorable a Guerrero, García demostró que estaba listo en demostrar que contaba con los recursos suficientes para convertirse en campeón y eso fue lo que consiguió.

    Lo mejor de la pelea llegó en los últimos 30 segundos del duodécimo asalto cuando ambos púgiles buscaron el conseguir el nocáut, especialmente por parte de Guerrero, que sabía que sin el mismo no podría ya ganar el duelo.

    Cierto que se intercambiaron buenos golpes, pero la balanza ya estaba inclinada del lado de García, a pesar que no fue el favorito de los miles de aficionados presentes en el Staples Center, que siempre apoyaron a Guerrero, un excampeón del mundo nativo de California, que a sus 32 años dejó su marca profesional en 33-4-1, y 18 triunfos por nocáut.