Arrieta mantiene vivos a los Cachorros

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Arrieta fue quien atrajo las miradas. Los Cahorros ganaron 4-0 y pasaron a la siguiente ronda.

    El abridor Jake Arrieta trabajó la ruta completa y permitió cuatro imparables al dirigir a los Cachorros de Chicago a un triunfo este miércoles de 4-0 sobre los Piratas de Pittsburgh, con lo que gana el derecho de jugar la serie de División de la Liga Nacional.

    Arrieta (1-0) controló la batería de los Piratas en el juego de comodines para llevar a los Cachorros a la serie de División, en donde deberán enfrentar a partir del viernes a los Cardenales de San Luis, campeones de la División Central de la Liga Nacional.

    El serpentinero trabajó la larga ruta de los nueve episodios, permitió cuatro imparables y retiró a 11 enemigos para acreditarse el triunfo.
    Con su victoria, Arrieta mantuvo su marcha sin derrota desde el 25 de julio, cuando inició una segunda parte de la temporada impresionante al dejar en 0.75 su promedio de efectividad en ese periodo.

    Arrieta, que lideró las mayores en el apartado de triunfos, con 22, fue alcanzando en el séptimo episodio por una bola rápida que le mando el relevo Tony Watson.

    Los jugadores que estaban en los banquillos invadieron el campo de juego, pero sólo discutieron, sin llegar a los golpes.

    El trabajo de alta calidad de Arrieta fue reforzado por el bateo explosivo de los guardabosques Dexter Fowler (1) y Kyle Schwarber (1) que pegaron sendos jonrones para darle forma a la pizarra.

    Schwarber, que hizo contacto dos veces con la pelota, remolcó tres carreras y Fowler agregó una y llegó tres veces a la registradora para sellar la victoria de la novena de Chicago.
    Por los Piratas el derrotado fue el abridor Gerrit Cole (0-1) en cinco episodios. Cole aceptó seis imparables, dos jonrones y cuatro carreras.

    El equipo de Pittsburgh no pudo continuar su camino dentro de la fase final a pesar de haber concluido la temporada regular con 98 triunfos.

    Los Piratas también fueron blanqueados en su campo en el partido de comodines ante los Gigantes de San Francisco el año pasado.