Areola, el portero que se impuso en un mundial Sub-20

Areola, el portero que se impuso en un mundial Sub-20

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AUCKLAND, Nueva Zelanda.- “Ustedes conviertan sus penales, yo voy a hacer el trabajo que me corresponde”. Son palabras pronunciadas por Alphonse Areola un 13 de julio de 2013, día de la final de la pasada Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, en el estadio Ali Sami Yen de Estambul. Francia y Uruguay no lograron romper las tablas después de 120 minutos (0-0), pero el guardameta de los Bleuets decidió de forma patente asumir el liderazgo a unos segundos del comienzo de la tanda de penales. Así, se lanzó a su derecha para rechazar el primer lanzamiento de los uruguayos, y repitió el mismo gesto para detener también el segundo. Francia se convirtió en campeona mundial y él en un héroe.

    "¿Un héroe? No lo sé… En cualquier caso, tengo la sensación de haber hecho algo grande, de haber realizado una proeza admirable: parar dos penales así, en la final, tras un partido completo… ¡Uno se siente fuerte después de eso!", admite Areola a FIFA.com dos años después. "Pero no deja de ser una labor colectiva. Las penas máximas hay que saber pararlas, ¡pero también hay que meterlas! Además, una tanda de penales siempre es un poco una lotería. ¡Y ese día gané el premio gordo!".

    Efectivamente, ya nada sería como antes para Areola, Paul Pogba, Geoffrey Kondogbia y compañía. Se acabó el anonimato: el título mundial, instantáneamente, transformó a esas promesas en estrellas. "¡Sinceramente, me cambió la vida!", confirma el portero francés. "Adquieres otro estatus. De repente, eres más mediático; pasas menos desapercibido por la calle. Y sobre todo, te abre puertas…".

    Así, a los pocos días de su título mundial, el entonces tercer portero del París Saint-Germain fue cedido a un histórico del fútbol francés, el RC Lens, que en esas fechas militaba en segunda división. Y Areola contribuyó activamente a devolverlo a la máxima categoría, con una temporada ejemplar jalonada con el premio al mejor guardameta de la Ligue 2… De cara a la campaña 2014/15, el Bastia, que buscaba un recambio para el internacional Mickaël Landreau (recién retirado), se hizo con la cesión del arquero de ascendencia filipina. Y Areola ha completado allí una temporada más que honrosa, con un 12º puesto en la liga y, sobre todo, un subcampeonato en la Copa de la Liga.

    "¡Es exactamente la progresión que quería! Tras el Mundial, el objetivo era no quemar etapas e ir superándolas una a una. Y eso es lo que he hecho”, analiza, sin saber a día de hoy dónde le llevará el futuro la temporada que viene: “Es una incógnita. Pero lo que me importa es jugar; poder encadenar partidos y favorecer así mi progresión. Mi futuro destino solamente se elegirá con arreglo a esa premisa".

    Sabio discurso, pese a tener sólo 22 años… Pero el que Areola luzca una madurez semejante también se debe a su reciente y feliz paternidad: "Nació el pasado 5 de mayo. Un título mundial te cambia la vida, ¡pero puede decirse que esto también!", bromea. "¡Te da alas! Por desgracia, no tengo la oportunidad de compartir el día a día con mi mujer y mi hija, que permanecen en París, pero subo allí en cuanto se presenta la ocasión, para disfrutar de ella y de cada momento".

    De campeones sub-20 a la ‘Champions’
    París: he ahí otro reto para Areola. Allí nació, creció y defendió los colores del club de la capital desde los 13 años, antes de ser cedido en las dos últimas temporadas: "Soy parisino, y siempre he sido del PSG. Cuando fiché por el París Saint-Germain, fue un sueño hecho realidad. De momento, lo que busco como prioridad son minutos de juego, ¡pero jugar en el PSG sigue siendo uno de los objetivos de mi carrera, por supuesto!". Al igual que la selección de Francia, imaginamos… "Pienso en ella, claro, pero todo pasará solamente por tener buenas actuaciones, regularidad y, por tanto, ¡minutos de juego!", recalca.

    Pogba, Kondogbia, Lucas Digne, Kurt Zouma… Algunos de sus ex compañeros en la selección sub-20 ya han empezado a desbrozar el camino, defendiendo los colores de Juventus de Turín, Mónaco, PSG y Chelsea, respectivamente. Todos esos grandes protagonistas de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2013 han pasado en poco tiempo de degustar las delicias turcas a curtirse a lo grande, disputando la prestigiosa Liga de Campeones de la UEFA. Pogba, incluso, va a jugar la final dentro de unos días. "¡Paul es muy pero que muy bueno! Tanto técnicamente como física y mentalmente, lo tiene todo para triunfar, y lo demuestra en cada partido. Nos alegramos por él: se merece de veras todo lo que le está pasando", apunta Areola.

    El homenaje del portero a su capitán sub-20 es, por cierto, revelador del ambiente que debía reinar en la plantilla que se coronó campeona mundial. Y también lo es su mejor recuerdo del certamen: "Paradójicamente, el momento más intenso para mí fue el que precedió a nuestra entrada en liza: ese momento concreto en el que nos miramos a los ojos diciéndonos que íbamos a conquistar el trofeo… ¡y eso es lo que hicimos!”, recuerda Areola, antes de concluir: “¡La clave de nuestro triunfo fue la solidaridad entre nosotros!". Ellos metieron dentro sus penales, él hizo el trabajo que le correspondía… y Francia ganó.